Inicio

LEISHMANIOSIS CANINA


La Leishmaniosis canina conocida vulgarmente como “la enfermedad del mosquito”es producida por un protozoo del género Leishmania que es transmitido por un mosquito llamado Phlebotumus. Esta enfermedad está muy extendida en nuestro pais.

El perro contrae la enfermedad cuando es picado por un mosquito infectado. Nunca por contacto directo con animales enfermos. Tampoco se contagia a las personas por esta vía.

Se dan casos aislados de esta enfermedad en personas inmunodeprimidas, ancianos o niños pequeños con mal funcionamiento de su sistema inmunitario. Tambien se ha dado algún caso en gatos.

La mayoría de los contagios se producen en los meses de verano, que es cuando más pican estos mosquitos, y sobretodo al amanecer y al anochecer.

El proceso de contagio de la leishmania en perros sigue los siguientes pasos:

1. El flebótomo pica a un perro que ya está enfermo con leishmaniosis.
2. Al succionar sangre del perro enfermo, el flebótomo se convierte en un vector contaminado que lleva leishmanias en su organismo.
3. Durante aproximadamente 7 días, las leishmanias evolucionan dentro del flebótomo sin causarle ningún daño. Transcurrida esa semana, vuelven a estar en el aparato succionador del mosquito, dispuestas a quedarse en el próximo hospedador que sea picado.
4. Cuando el flebótomo con los parásitos pica a un perro sano, una pequeña cantidad de saliva junto con leishmanias pasa del mosquito portador al perro quedando éste infectado.

Aunque el perro puede tardar meses en desarrollar síntomas de leishmania, ya tiene el parásito en su organismo.

El periodo de incubación de esta enfermedad es variable. Desde el momento en que el animal es infectado por un mosquito hasta que empieza a manifestar síntomas clínicos pueden pasar desde algunos meses a varios años, dependiendo de cómo se encuentre el Sistema Inmunitario del animal.

La enfermedad, a día de hoy, es incurable, pero se puede mantener a raya con un diagnóstico prematuro y un tratamiento medicamentoso temprano , por lo que es recomendable realizar a cualquier perro el test de diagnóstico frente a leishmania al menos una vez al año,principalmente en los meses de otoño-invierno,una vez ya no haya mosquitos por las condiciones climáticas.

El dueño del animal enfermo de leishmaniosis canina no debe adoptar medidas especiales para no contagiarse a partir de su propio perro. Pero sí debe preocuparse de proporcionarle un tratamiento preventivo contra la leishmaniosis para que no sea la fuente de contagio de más flebótomos.

Cuando desarrolle la leishmaniosis, el perro necesitará un buen control veterinario para mantener un tratamiento adecuado de forma regular y, aunque no se cure, prolongar su vida con una buena calidad y sin graves problemas.

El tratamiento tiene una doble función: por un lado, conseguir que el perro tenga una calidad de vida aceptable. Y por otro, desde un punto de vista epidemiológico, evitar la diseminación de la leishmania, puesto que con un buen tratamiento se puede reducir la presencia del parásito en sangre, reduciendo así la posibilidad de que el flebotomo, al picar al perro infectado, adquiera el parásito y propague la enfermedad.

Hay zonas geográficas con mayor riesgo por lo que, aunque se viva en una zona libre de esta enfermedad, si se viaja con el perro a zonas con riesgo de contraer leishmania canina hay que estar preparado y prevenir el contagio.

Son zonas de peligro elevado de infestación de leishmaniosis en perros: toda Andalucía, buena parte de la zona de Levante, especialmente Alicante y Tarragona, las zonas cercanas a las cuencas de los ríos Ebro, Duero, Tajo y Guadalquivir, junto con áreas aisladas de regadío en el interior y las islas Canarias y Baleares.


El contagio de la enfermedad depende completamente de la picadura del mosquito. Por lo tanto, los meses de calor son los más peligrosos, puesto que el flebotomo adquiere su máxima actividad con temperaturas cálidas, comenzando aproximadamente en mayo y prolongándose hasta octubre, si bien esto depende de lo caluroso que haya sido el año y de la zona geográfica, habiendo lugares donde se detecta el vuelo del mosquito todo el año.

Es en estos meses donde más precaución hay que tener, y se pueden tomar dos clases de medidas: reducir la probabilidad de que el mosquito entre en contacto con el perro, y medidas para evitar que el mosquito pique al perro si llegara a entrar en contacto con él.

Signos clinicos Leishmaniosis canina

La característica más importante de la leishmaniosis canina es su extraordinario polimorfismo clínico. La leishmaniosis canina es una enfermedad sistémica o visceral y esto significa que puede afectar a numerosos sistemas u órganos y que, en la práctica, hay que incluirla en la mayoría de los diagnósticos diferenciales.

Además, la leishmaniosis canina tiene una distribución bimodal, con un pico de perros afectados con edad inferior a los 3 años y un segundo pico entre los 8 y 10 años de edad.

Es también muy importante saber si el perro vive o ha estado en áreas endémicas de leishmaniosis canina, si ha podido estar expuesto a los vectores transmisores de la misma (flebótomos) o si ha recibido tratamientos que puedan alterar el funcionamiento de su sistema inmunitario. La anamnesis se completa con la descripción de los signos clínicos que ha detectado el propietario en su perro y que pueden ser compatibles con la leishmaniosis canina.

Existen 2 tipos de sintomas:

-Una forma cutánea afectando a la piel
-Una forma visceral alterando el funcionamiento normal de órganos como el riñón o el hígado,lo cual puede ser causante de un proceso más grave y que pueda fallecer nuestra mascota.

Prevención

Para evitar la picadura del mosquito, hay dos posibilidades: la utilización de collares específicos, o bien el uso de pipetas. En ambos casos el principio activo es un repelente para el flebotomo, que evita que se pose en el perro y lo pique.

Para finalizar, recienteme se ha sintetizado una vacuna de fabricación española que es eficaz para prevenir la enfermedad.

La vacuna sirve para que el animal esté protegido frente a la agresión de éste parásito,es efectiva frente a la leishmaniasis y en el caso en que nuestro perro pudiera entrar en contacto con la leishmania,desarrolle una inmunidad suficiente para protegerse o defenderse de la enfermedad y no desarrollar un proceso clínico.


  CENTRO VETERINARIO VET PLAZA
Glorieta de las Amazonas, 2 Valdemoro
Tel: 91 895 09 26 - Email: info@vetplaza.es
Centro de día, horario de lunes a viernes de 9:30 h. a 14:00 h. y de 17:00 h. a 20:30 h.
Sábados de 10:30 h. a 14:00 h.